Actualidad de interés para los ingenieros

La UPV/EHU mejora el diagnóstico urgente de problemas cardíacos

Desarrolla un algoritmo que decide si debe aplicarse una descarga eléctrica en solo 3 segundos


Investigadores de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de la Universidad del País Vasco/EHU están desarrollando propuestas para mejorar el diagnóstico de los problemas cardíacos. Por ejemplo, un algoritmo capaz de diagnosticar el ritmo cardiaco con sólo 3 segundos de señal, y la demostración de que es posible hacer ese diagnóstico sin interrumpir el masaje cardiaco.


31/07/2013
Redacción IIE

De izquierda a derecha, Jesús Ruiz Ojeda (catedrático), Elisabete Aramendi Ecenarro, Digna María González Otero, y Sofía Ruiz de Gauna Gutiérrez. Fuente: UPV-EHU.
De izquierda a derecha, Jesús Ruiz Ojeda (catedrático), Elisabete Aramendi Ecenarro, Digna María González Otero, y Sofía Ruiz de Gauna Gutiérrez. Fuente: UPV-EHU.
Investigadores del Grupo de Señal y Comunicaciones de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Bilbao (Universidad del País Vasco/EHU) está desarrollando propuestas para mejorar el diagnóstico de los problemas cardíacos. Por ejemplo, un algoritmo capaz de diagnosticar el ritmo cardiaco con sólo 3 segundos de señal, y la demostración de que es posible hacer ese diagnóstico sin interrumpir el masaje cardiaco.

Durante una parada cardiorrespiratoria es imprescindible aplicar inmediatamente y de forma continuada compresiones torácicas que garanticen una mínima perfusión sanguínea al cerebro y al propio corazón, explica la nota de prensa de la UPV/EHU. Los desfibriladores externo automático (DEA) analizan el ritmo cardiaco del paciente e indican al asistente si tiene que apartarse para aplicar una descarga eléctrica, o si tiene que continuar el masaje cardiaco.

El problema es que las compresiones torácicas inducen una interferencia sobre la señal que está registrando el DEA, por lo que es necesario detener las compresiones para que el equipo diagnostique el ritmo de forma fiable. Desafortunadamente, la interrupción de las compresiones disminuye la probabilidad de supervivencia del paciente.

Las guías actuales recomiendan interrumpir las compresiones cada dos minutos para analizar el ritmo de forma fiable, "pero si el aparato te dice inapropiadamente que pares, porque detecta un ritmo desfibrilable, y no lo es, puede que interrumpas las compresiones durante más tiempo que siguiendo las guías", explica Jesús Ruiz, líder del Grupo de Señal y Comunicaciones. En el estudio se analizan retrospectivamente actuaciones completas de resucitación registradas entre 2003 y 2005 en tres localidades europeas, y concluyen que "se pierde más tiempo por equivocaciones en el diagnóstico, que lo que establecen las guías".

El grupo de Ruiz propone una alternativa a la supresión de interferencias: aprovechar las pausas de ventilación para diagnosticar el ritmo cardiaco. "Las guías proponen ciclos de 2 minutos con intervalos de 30 compresiones, que son unos 20 segundos, y 2 ventilaciones, que son 5 segundos. Y el artículo demuestra, por primera vez, que se pueden aprovechar los intervalos de ventilación, donde no hay interferencia, para hacer un diagnóstico fiable. Entonces, tendríamos un diagnóstico fiable cada 20 segundos; mucho más eficiente que lo que marca la norma, que es cada dos minutos", explica Ruiz.

Para poder diagnosticar en esos 5 segundos han aplicado un algoritmo rápido, desarrollado por el grupo. Este algoritmo se ha implementado, y se está ya vendiendo, en el desfibrilador R800 creado por la empresa cooperativa Osatu S. Coop.


Leído 597 veces

           

Nuevo comentario:
Twitter