logo IIE FONT AMPLIADO.jpg

2018 - Todos los derechos reservados IIE

Reflexión sobre la “Innovación Abierta”

19/9/2018

Publicado por:

 

Tradicionalmente, las empresas han practicado una política de innovación cerrada (Closed Innovation), un sistema endogámico a través del cual los proyectos de I+D se gestionan exclusivamente con el conocimiento y los medios técnicos de la compañía en cuestión. Según este modelo de innovación, los proyectos solo pueden empezar en el interior de la empresa y terminar en su propio mercado.

 

Fue en 2003 (hace ya 15 años ¡) cuando se produjo una verdadera revolución en el ámbito de la innovación empresarial. El profesor en la Haas School of Businessde la Universidad de California, Berkeley (EE.UU.) Henry Chesbrough acuñó un nuevo concepto que cuestionaba la innovación cerrada abogando por un nuevo modelo de I+D más dinámico y exógeno. Así nació la innovación abierta (Open Innovation), que plantea aprovechar los conocimientos internos en colaboración con universidades, centros de investigación o pymes para generar nuevas ideas.

 

La innovación abierta, en otras palabras, trata de evitar que las empresas y los centros públicos se encierren en sí mismos. Hasta hace unos años, la generación, desarrollo y comercialización del conocimiento seguían un proceso lineal: la investigación producía un desarrollo tecnológico tras una determinada inversión y un razonable período de tiempo. Los resultados se valorizaban a través de patentes y licencias, sin contar con otros actores del mercado.

 

Se propone sin embargo con la innovación abierta una nueva estrategia de innovación mediante la cual las empresas van más allá de sus límites y desarrollan la cooperación con organizaciones o profesionales externos.

 

Esto significa combinar su conocimiento interno con el externo para sacar adelante los proyectos de estrategia y de I+D. En este contexto universidades y centros de investigación cobran especial relevancia dentro del ecosistema de agentes con los que se relaciona la organización. En cierto sentido la innovación abierta incorpora inteligencia colectiva.

 

Bajo el modelo de innovación abierta, los proyectos pueden originarse tanto dentro como fuera de la empresa, pueden incorporarse tanto al principio como en fases intermedias del proceso de innovación, y pueden alcanzar el mercado a través de la compañía o de otras empresas.

 

Estas son algunas de las ventajas que obtienen las empresas que trabajan bajo el modelo de innovación abierta:

 

  • Proyectos de I+D: reducen tiempo y costos, y capturan soluciones e ideas innovadoras que nunca hubieran sido desarrolladas en la empresa debido a la falta de tiempo, metodologías, conocimientos y/o medios tecnológicos.

  • Incorporan innovación de organizaciones externas (empresas tecnológicas y centros de investigación) en forma de ideas, patentes, tecnologías y productos (transferencia tecnológica: licensing-in, technology-in).

  • Comercializan fácilmente la innovación generada por el departamento de I+D (transferencia tecnológica: licensing-out, technology-out).

 

Por desarrollar un poco más el concepto de Innovación abierta, me gustaría ligarlo al de Creatividad porque considero que están muy relacionados. La innovación y la creatividad son elementos que diferencian a una empresa de otra y hacen que en mayor o menor grado ellas se desarrollen y se mantengan en una posición de liderazgo en el mercado.

Y para mantenerse en una posición de liderazgo, han de buscar nuevos planteamientos o reinvenciones totales.

 

Y para poder lograr esto es fundamental que las empresas permitan a la gente contribuir en la generación de ideas y propuestas para conseguir promover la innovación abierta y la creatividad como valores organizacionales.

 

“¿Cuál es el camino para promover la Innovación y la creatividad?”

 

No hay una receta, evidentemente, pero podemos poner el ejemplo de la filosofía de 3M (que tuvimos el gusto de recibir hace unas semanas en una jornada promovida también por este comité) donde William McKnight, viene a decir qué si a las personas se les delega responsabilidades y participación, se ejercita su iniciativa. Y entonces esas personas crearán e innovarán, y seguro que se equivocarán pero ellos querrán hacerlo lo mejor que sepan; Y a largo plazo esos errores cometidos serán insignificantes comparado con los errores que se cometerían si la empresa les dijera cómo hacer su trabajo exactamente.

 

“Las organizaciones que critican destructivamente los errores matan las iniciativas. Y estas ideas colectivas son imprescindibles si queremos desarrollarnos”

 

“¿Por qué es tan importante ahora la Innovación Abierta?

 

Se sabe que el 80% de todos los productos que compramos hoy no existían hace 10 años. De manera que la creatividad y la innovación hoy en día son imprescindibles para la economía y la información para poder crear todas esas cosas nuevas. Y todas esas cosas que están apareciendo gracias a estas están cambiando hasta nuestras costumbres y nuestras creencias, y todo gracias a la información. La creatividad y el Open Innovation ayudan fielmente a este desarrollo.

 

 “OCDE apoya la creatividad y confía en el Open Innovation”

 

La gente se está dando cuenta de que esto es el progreso, de que es el futuro. Incluso la OCDE (La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) que es una organización internacional compuesta por 33 estados ( que son los más avanzados y desarrollados del planeta) tienen el objetivo de maximizar su crecimiento económico y coadyuvar a su desarrollo y el de los países no miembros. Es decir que hasta los mandamás de los estados están empezando a creer en el poder de la Inteligencia colectiva, y apoyan a páginas como Flicker, Creative Commons, Amazon …que promueven esta línea de pensamiento de manera abierta, creativa y con métodos muy innovadores y a nuestro gusto. Y es que está claro, al tener más acceso a la información se abren nuevas posibilidades y esto hace que tengamos que recurrir a nuestra creatividad para poder participar en ella. La imaginación creativa nos ayudará a prever acciones y generar nuevas alternativas.

 

Me vais a permitir que os ponga un ejemplo muy visual, según el ex-director de investigaciones de IBM, James McGroddy: “Cuando uno aplica una tecnología a su actual negocio, es como un juego de ajedrez. Uno conoce las piezas, sabe lo que pueden y no pueden hacer. Uno es consciente de lo que hará la competencia, sabe lo que el cliente necesita para ganar el juego. Se pueden pensar varias jugadas por anticipado y, de hecho, es necesario hacerlo si se desea ganar. En un mercado nuevo, sin embargo, uno debe planificar su tecnología de modo completamente diferente. Ya no se está jugando al ajedrez; ahora se está jugando al póquer. No se conoce toda la información por anticipado. En cambio, se debe decidir si gastar dinero adicional para seguir en el juego antes de ver la carta siguiente.

 

“Para una compañía innovadora en un mundo repleto de conocimiento, no puede haber mejor tiempo que el presente.”

 

La mayoría de las compañías respalda las investigaciones de estudiantes graduados únicamente dándoles dinero y comprobando, cada año aproximadamente, si han logrado algún avance con sus fondos. No es el caso de algunas empresas que ya designan a empleados internos para interactuar directamente con los estudiantes que financia, así como con los profesores de dichos estudiantes

Esta combinación de laboratorios internos focalizados en los que se suma el aporte de investigaciones internas y externas enmarca la filosofía de la Innovación abierta.

 

Conclusión

 

En muchas industrias actuales, la lógica que respalda una estrategia de I+D centralizada y orientada internamente se ha vuelto obsoleta. El conocimiento útil se encuentra disperso entre muchas industrias y las ideas deben utilizarse con prontitud si uno no desea perderlas. Tales factores crean la nueva lógica de la innovación abierta, que adopta ideas y conocimientos externos en conjunción con la I+D interna. Esta lógica ofrece nuevos modos de crear valor, así como la necesidad permanente de reclamar una porción de dicho valor.

 

La presencia de muchas personas muy capacitadas fuera de nuestra empresa no es meramente uno de nuestros problemas o un hecho de la vida que debamos lamentar. Por el contrario, representa toda una oportunidad. Si la gente capacitada dentro de nuestra compañía es consciente de ello y se mantiene conectada o informada acerca de los esfuerzos de las personas de fuera, entonces nuestro proceso de innovación puede reinventar menos ruedas. Y lo que es más, nuestros esfuerzos internos pueden multiplicarse varias veces gracias a aprovechar las ideas y la inspiración de otros.

 

Personalmente estoy absolutamente convencida de que la innovación abierta es un poderoso motor de creación de valor pero tengo que reconocer también que puede dificultar a la empresa el modo de capturar una porción de ese valor. Para capturarlo, necesitaremos desarrollar actividades de I+D internas. Con ellas podremos resolver complejas interdependencias en tecnologías nacientes para crear estructuras y hacerlas progresar más adelante. Nuestro modelo de negocio definirá qué porciones de la cadena de valor necesitaremos producir internamente, y conectará aquellas porciones de la red de valor circundante que generan y entregan ese valor a nuestros consumidores.

 

Los proyectos externos de investigación con una cuidada gestión de la propiedad intelectual son hoy en día importantes palancas para impulsar el proceso de la innovación, y esta innovación será eminentemente ABIERTA.

 

Lola Storch de Gracia, miembro del Comité de I+D+i del IIE.

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Haz Clic en Me Gusta
Please reload

Entradas destacadas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Icono social de YouTube
  • Icono social LinkedIn
  • Icono social Instagram
  • Google+ Basic Square