logo IIE FONT AMPLIADO.jpg

2018 - Todos los derechos reservados IIE

Crónica de la Jornada del 18 de junio de 2015. Políticas del transporte.

18/6/2015

Publicado por:

 

Los partidos apuestan por la intermodalidad y disienten en cómo conseguir la sostenibilidad en el transporte.

 

El Instituto de la Ingeniería de España organizó el 4 de mayo una jornada política, para que los principales partidos de ámbito nacional expusieran sus propuestas en cuanto al transporte, de cara a las elecciones municipales y autonómicas del 24 de mayo.

 

Presidió la jornada el presidente del Instituto, Manuel Moreu, que destacó que, por una vez, se trataran temas en el Instituto desde el punto de vista político, y no técnico como es habitual.

 

PP, PSOE, IU, UPyD y Podemos estuvieron presentes, y sólo faltó Ciudadanos, que según el moderador de la mesa, Antonio Serrano -vocal del Comité de Transportes del IIE-, se había comprometido a ir, pero finalmente no acudió pese a los insistentes contactos del Instituto.

 

La mesa se estructuró en cuatro preguntas -energía y cambio climático, AVE, economía y planificación, y sostenibilidad-, que fueron abordadas por cada uno de los ponentes.

 

¿Cuáles son las bases de política de transportes que propone promover su partido para afrontar los retos asociados a la coordinación entre movilidad, energía y cambio climático?

 

La representante de UPyD, Loreto Ruiz de Alba, candidata en las listas al Ayuntamiento de Madrid, señaló que no sólo hay que apelar a la responsabilidad política, sino también “a la social e individual”, apostando por la educación y la concienciación, por ejemplo para usar la bicicleta. “El urbanismo, el modelo de ciudad, tiene mucho que decir porque no creemos en las ciudades en las que es casi obligatorio coger el vehículo privado”.

 

Ascensión de las Heras Ladera, portavoz de IU en la Comisión de Fomento del Congreso de los Diputados, considera que la política de transporte “se sigue centrando en la construcción de infraestructuras, principalmente carreteras, y es cierto que se ha hecho un esfuerzo inversor en el ferroviario, pero ha sido sobre todo en Alta Velocidad (AV) y no en Cercanías ni Regionales”. De las Heras recordó que las directrices europeas y de la ONU van en contra del uso de los combustibles fósiles y de las emisiones de gases de efecto invernadero, y lamentó la “insuficiencia de instrumentos legales para desarrollar la movilidad sostenible”.

 

Por su parte, Elena Méndez, candidata a parlamentaria de la Asamblea de Madrid por Podemos, subrayó que deben invertirse las prioridades en el transporte: “primero las personas de a pie, luego la bicicleta, el transporte colectivo, y por último el coche, que debe ir ocupando cada vez un espacio más residual”. Reconoció que el transporte de mercancías depende mucho del modelo productivo, pero dijo que debe aplicársele “una lógica de proximidad en algunos casos, como en los productos agrarios”.

 

El portavoz del PSOE en la Comisión de Fomento del Congreso, Juan Luis Gordo, afirmó que las infraestructuras “no son un fin en sí mismo, sino que deben orientarse a la conectividad y la movilidad de los ciudadanos y a generar competitividad para las empresas”. Debe buscarse un equilibrio entre los diversos modos de transporte, añadió. “La intermodalidad es un gran reto”. En concreto, considera que hay un desequilibrio del transporte terrestre, “demasiado volcado hacia la carretera. “Hay que poner en valor la ingeniería, que evita costes redundantes, y adaptarnos al marco de desarrollo de las redes transeuropeas”. Y criticó que en ocasiones se han realizado infraestructuras que correspondían al interés “de determinados grupos”.

 

Su homólogo del PP, Andrés Ayala, considera importante que el ciudadano “pueda elegir” en qué medio transporte ir, en referencia a que en algunas ciudades europeas se ha prohibido parcialmente el uso del coche. “Imponer los medios de transporte públicos no nos parece adecuado, se trata de convencerle de que es lo suficientemente atractivo. También apostó por que no haya “distinciones entre los ciudadanos, según el lugar donde habiten”, y por que las inversiones “sean rentables”.

 

El AVE

 

La segunda cuestión hizo referencia a estudios recientes, patrocinados por Fedea, sobre el AVE y los aeropuertos, en los cuales se propone que completar el corredor Mediterráneo de forma planificada y coordinada con el transporte de mercancías en dicho corredor Mediterráneo y en la conexión Burgos-Y vasca- Frontera francesa, deberían ser las últimas actuaciones en alta velocidad en España en, al menos, las dos próximas décadas.

 

Además, se pone el foco de las nuevas inversiones en cercanías, mercancías de largo recorrido europeo y de conexión con puertos de elevado tráfico y base de autopistas marítimas, a la vez que se asegura el mantenimiento e inversiones de reposición asociados a la red AVE a 250-350 km/h. Y ello sin olvidar la conservación y reposición de una red de carreteras que empieza a tener efectos externos (accidentes, incrementos de costes de transporte) preocupantes por su falta de adecuado mantenimiento.

 

Precisamente el partido que lo ha sacado a debate, Ciudadanos, no acudió al debate, pero el resto sí explicaron sus posturas. De las Heras, de IU, recordó que ellos ya habían propuesto una moratoria en la construcción de la AV. “Se están haciendo recortes, no parece lógico un transporte costoso y elitista, poco rentable a nivel económico, social y ambiental. Pedimos un análisis sosegado y riguroso y creemos que hay que priorizar las Cercanías, las altas prestaciones frente a la alta velocidad, y apostar por las mercancías”.

 

Méndez, de Podemos, dijo que tener una red de AV “puede ser un objetivo deseable, pero el error es centrar la inversión en eso, o en aeropuertos innecesarios, y no invertir en sistemas intermedios”. Sobre si hay que terminar los proyectos de AVE en curso, cree que debe estudiarse su viabilidad, “evitar poner paradas en lugares poco accesibles, o con fines especulativos para esperar desarrollos urbanísticos”. El AVE, en suma “no debería ser una obsesión”.

 

El portavoz del PSOE afirmó que el AVE ha permitido a España, “con un enorme esfuerzo inversor, estar a la vanguardia de las infraestructuras. Ha sido un acicate para el impulso del ferrocarril”. Eso sí, reconoció que hay “infraestructuras sobredimensionadas o redundantes”, y que hay que “revisar los criterios a futuro, teniendo más en cuenta el económico”. Su partido defiende terminar las redes transeuropeas, y el corredor Mediterráneo, “porque nos permite conectar mercados”, así como la Y vasca. También apostó por “desarrollar los Cercanías, e impulsar el transporte de mercancías”.

 

Por parte del PP, Ayala considera que el informe de Fedea sólo valora el aspecto financiero, y no incluye otras ventajas y beneficios del AVE. “Ningún modo de transporte es rentable como tal, tampoco las Cercanías ni la red convencional. La AV es sinónimo de movilidad y cohesión, modernidad e innovación, desarrollo e investigación. Ha servido para que las empresas españolas hayan conseguido grandes contratos en el extranjero”. También ha fomentado el turismo, añadió, y ha reducido las emisiones de CO2.

 

Por último, la representante de UPyD resaltó que la controversia sobre el AVE no es nueva, y criticó “el cambio de opinión” de Ciudadanos al respecto. Cree que en España se han hecho líneas esperando que creciera la demanda, y que muchas veces no ha sido así, y que “en torno al AVE se ha movido una gran cantidad de dinero, que ha creado una sensación de riqueza, pero que ha beneficiado a las constructoras. Hemos entendido la igualdad como que todos tengamos lo mismo, y no, es tener lo que cada uno necesita”. Asimismo, considera que hay poca transparencia en los contratos y en el modelo concesional.

 

A continuación, ofrecemos el vídeo completo:

 

Planificación económica y territorial

 

La tercera pregunta tuvo que ver con la planificación, desde el punto de vista económico y territorial. Recordó Serrano que “cada vez que ha llegado un partido al poder ha habido cambios en una infraestructuras que duran mas que una legislatura, y tienen consecuencias ambientales que duran más de 100 años, a veces”. Asimismo, añadió, “las evaluaciones de cada infraestructura, incluidas las ambientales, dan muy poco valor a las cuestiones técnicas y se imponen criterios políticos.”

 

Podemos cree que ha habido “excesivas injerencias de los políticos en los aspectos técnicos, pero también déficit de participación ciudadana”.

 

El PSOE y el PP reflejaron la dicotomía de la que hablaba Serrano. Gordo criticó que el Pitvi, el Plan de Transporte y Vivienda del Gobierno actual, “suena la música pero es electoralista y no tiene consistencia técnica”.

 

Ayala devolvió el golpe acusando al Peit, el plan de Zapatero, de no cumplir ni consensuar su valoración económica. Además, considera que “los ingenieros siempre intervienen en todos los documentos técnicos”, y que “puede haber decisiones políticas, pero son las menos. El proyecto, aparte de que tiene que cumplir con la ley, se respeta por parte de los políticos”, aseguró.

 

UPyD considera “obvio” que no se puede apelar a la planificación sólo cuando hay poco dinero. “La administración debe ejercer su papel y los empresarios tienen que evitar acogerse a instrumentos fiscales o ingeniería contable”. Además, cree “en los consensos, pero tal como está el modelo de estado territorial hay q llegar a consensos entre los distintos niveles administrativos. Es una especie de reino de taifas. Hay que ejercer nuestro modelo administrativo con más lealtad institucional”. Asimismo, criticó que la Administración Pública “es la primera incumplidora de la norma”, y que los jueces están echando para atrás numerosos desarrollos urbanísticos.” También denunció la “inseguridad jurídica” de cambiar las leyes cada poco tiempo.

 

IU, por su parte, apostó también por la participación de los ciudadanos, que tomen decisiones “vinculantes” apoyadas por “la transparencia y la información”.

 

Líneas generales

 

La última pregunta sirvió para que los partidos establecieran sus líneas generales en cuanto al transporte, especialmente orientadas a cumplir los objetivos sostenibles de la ONU y la Unión Europea.

 

El PSOE destacó la seguridad, recordando que la Agencia Europea de Seguridad “nos ha tirado de las orejas en el ámbito aeronáutico”, y que “es urgente dar recursos al transporte marítimo”. En materia de carreteras “se está invirtiendo la mitad de lo que se debería”, añadió.

 

Además, hay que “regular y reducir las autoridades portuarias, y mejorar los accesos”, y romper la dualidad social -por los ingresos de quienes las usan- entre la red convencional de ferrocarril y la alta velocidad”.

 

Ayala, por su parte, cree que hay que poner atención “a las políticas para un medio rural cada vez más despoblado”, así como “exigir que todos los países europeos cumplan con sus obligaciones de interconexión ferroviaria”, y “conseguir la intermodalidad ferrocarril-carretera. España está en una situación favorable para ser el puerto de Europa”.

 

UPYD cree que hay que corregir desequilibrios, “como el del Metro de Madrid, que pese a aumentar su red no ha crecido en demanda desde 2000”. También apostó por los vehículos no contaminantes y por el urbanismo sostenible, así como las ciudades inteligentes.

 

De las Heras, de IU, cree que hay que centrarse “en el mantenimiento de las infraestructuras existentes”, así como en la intermodalidad, el transporte de mercancías, y en terminar el Corredor Mediterráneo, “que está casi terminado y mueve una importante cantidad del PIB.” Tiene que hacerse “desde el sector público”, añadió, “colaborando con el sector privado, pero teniendo en cuenta aspectos medioambientales y sociales.

 

Podemos, por último, cree que la política de transporte debe tener como objetivos “detener el calentamiento global, mejorar la calidad del aire, evitar el despilfarro, reducir la dependencia energética y disminuir la congestión de áreas urbanas”. Y propone políticas como un “cambio a modelos tarifarios progresivos, que no sólo tengan en cuenta el margen de edad”.

 

Coloquio

 

En el turno de preguntas del público se recordó un informe de Fedea de los años 90 en los que se preconizaba precisamente la inversión en infraestructuras, opinión aparentemente contraria a la que sostienen ahora. A ese respecto, la representante de Izquierda Unida explicó que las infraestructuras dinamizan la economía y crean empleo, pero “cuando se está creando una red básica, y una vez hecha, pueden tener el efecto contrario”.

 

El representante del PSOE, por su parte, explicó que su propuesta de reordenación de las autoridades portuarias implica eliminar aquellas de puertos “que estén muy cerca, y que se hacen la competencia, y por tanto están inutilizados. Tener muchas es pan para hoy y hambre para mañana”.

Ayala (PP), por su parte, insistió en que hay conexiones “vergonzosas” por su duración, entre “Madrid y Bilbao, Mérida o Cartagena”, por ejemplo.

 

Para cerrar la jornada, Manuel Moreu quiso darle un matiz optimista, señalando que “cuando nos visitan clientes y evalúan el transporte en España el resultado final es muy positivo”. Es verdad, reconoció, “que a veces parece que te has equivocado de autovía cuando ves que no pasa ningún coche. Pensábamos que esos kilómetros iban a facilitar el asentamiento de una población, pero ahora dudamos de que eso pueda ser así”.

 

En todo caso, resaltó, “debemos ver que el transporte favorece a la industria y crea empleo. Tenemos que ver dónde están nuestros futuros mercados, y qué hacer para mejorar el transporte a esos destinos”. Por último, recordó la importancia del transporte marítimo en las mercancías, el 90%, “que tendría que ser más, porque es el más sostenible y el que menos CO2 emite”.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Haz Clic en Me Gusta
Please reload

Entradas destacadas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Icono social de YouTube
  • Icono social LinkedIn
  • Icono social Instagram
  • Google+ Basic Square