Newton lo hizo bien trabajando desde casa durante una pandemia, si él pudo, tú también.

Artículo original de Paul Somerville, Risk Frontiers (en inglés)


Isaac Newton (1642 - 1727, Inglaterra)


Ben Cohen, autor del libro "La mano caliente: el misterio y la ciencia de las rayas", describió "Cómo la peste devastó el mundo de William Shakespeare e inspiró su trabajo". La plaga cerró los teatros de Londres y obligó a la compañía de actores de Shakespeare, "Los Hombres del Rey", a ser más creativos en sus actuaciones. Mientras viajaban por toda Inglaterra, deteniéndose en los pueblos rurales que no había sido afectado por la plaga, Shakespeare sintió que escribir era el mejor uso que le podía dar a su tiempo. Desde principios de 1605 hasta finales de 1606, se cree que Shakespeare escribió "El Rey Lear, Macbeth, y Antonio y Cleopatra", algunas de sus obras más prestigiosas. Además, Shakespeare también se benefició de la peste debido a que la plaga acabó con su competencia, "Los Hombres del Rey" finalmente recuperarían su espacios en los teatros debido a que esta enfermedad afectó sobretodo a los jóvenes.


En el The Washington Post, del 13 de marzo de este año, Gillian Brockell escribió el siguiente artículo sobre la experiencia de Isaac Newton sesenta años después, en 1665:

Durante una pandemia, Isaac Newton también tuvo que trabajar desde casa. Fue tiempo bien invertido.

Isaac Newton tenía poco más de 20 años cuando la Gran Plaga golpeó a Londres. Todavía no era un "señor", no tenía esa peluca grande y formal. Era solo otro estudiante universitario en el Trinity College, de Cambridge. Cuando esta plaga sacudió Inglaterra, el Trinity College envió a los alumnos a casa para que continuaran sus estudios desde allí. Para Newton, eso significaba regresar a Woolsthorpe Manor, la finca familiar a unos 100 kilómetros al noroeste de Cambridge.


Sin sus profesores para guiarlo, Newton aparentemente prosperó en solitario. El año extra que pasó estudiando en casa, más tarde fue reconocido como su annus mirabilis, el "año de las maravillas". Continuó trabajando sobre problemas matemáticos que había comenzado en Cambridge y los documentos que escribió sobre este tema más adelante se convertirían en el principio del cálculo infinitesimal.


Prosiguió sus estudios y adquirió algunos prismas con los que experimentó en su habitación, incluso agujereó sus persianas para que sólo pudiera pasar un pequeño rayo de luz a través de ellas. De estos experimentos surgió sus teorías sobre la óptica, tras ese pequeño agujero, justo afuera de su ventana de Woolsthorpe, había un manzano.


Ese manzano, EL manzano, la historia de cómo Newton se sentó debajo de aquel árbol, cómo fue golpeado en la cabeza por una manzana y de repente florecieron teorías sobre la gravedad y el movimiento, es en gran medida apócrifo. Pero según su ayudante personal, John Conduitt, hay algo de verdad. Así es como lo explicó más tarde:


"... mientras estaba reflexionando en el jardín, se le ocurrió pensar que el mismo poder de la gravedad (que hacía que una manzana cayera del árbol) no se limitaba a cierta distancia de la tierra, sino que debía extenderse mucho más allá de lo que generalmente se pensaba. ¿Por qué no tan alto como la Luna? se dijo asimismo...".


En Londres, una cuarta parte de la población moriría de peste entre 1665 y 1666. Fue un de los mayores brotes en los 400 años en los que la peste asoló Europa. Newton regresó a Cambridge en 1667, con sus teorías bajo el brazo, en los siguientes seis meses fue nombrado "fellow"; dos años después, "professor" (Catedrático).


Entonces, si usted está trabajando o estudiando desde su casa durante las próximas semanas, tal vez recuerde el ejemplo de Newton. Tener tiempo para entretenerse y experimentar en un confort desestructurado, se comprobó que cambió su vida, y nadie recuerda si volvió a quitarse el pijama antes de mediodía






Entradas destacadas
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Icono social de YouTube
  • Icono social LinkedIn
  • Icono social Instagram
  • Google+ Basic Square

2018 - Todos los derechos reservados IIE

logo IIE FONT AMPLIADO.jpg