top of page
  • IIE - Metrología

Leonardo Villena Pardo: El impulso a la metrología actual en España

Artículo original




Introducción y resumen


Leonardo Villena ha sido una persona clave en la Metrología de España en la última mitad del siglo XX. Este artículo va a destacar las acciones e iniciativas de Leonardo, que justifican esa afirmación.

A personas como Leonardo les debemos que en España tengamos un buen nivel en metrología, superior al presupuesto que destinamos a ella. Lo prueban una serie de hechos: hemos estado desde el principio en los acuerdos de reconocimiento mutuo de Europa Occidental; Otero Navascués fue presidente del Comité Internacional de Pesas y Medidas, CIPM; hemos tenido representantes en casi todos los Comités Consultivos del CIPM, Leonardo perteneció al de Unidades y, en noviembre de 2018, Dolores del Campo fue elegida miembro del CIPM, la primera mujer española en dicho órgano.


Aparte de los mencionados, hay muchas personas a quienes debemos la posición que ocupa España en metrología, como Leonardo, que con su trabajo, generosidad y tesón han realizado un auténtico apostolado de la metrología en las universidades, organismos oficiales y empresas.


En este artículo vamos a recordar a Leonardo, en el año que se cumple el quinto aniversario de su fallecimiento. Para muchos de nosotros Leonardo ha sido un modelo; con su liderazgo, trabajo y generosidad ha conseguido despertar en nosotros el cariño por la metrología y que nos diéramos cuenta de la importancia que tiene medir para conocer.


Palabras clave: Leonardo Villena, Comité de Metrología, Servicio de Calibración Industrial, SCI, Comité Consultivo de Unidades, CCU, Comité Internacional de Pesas y Medidas, CIPM.


Introduction and summary:


Leonardo Villena has been a key person of Spanish metrology in the last half of the twentieth century. This article will highlight Leonardo’s actions and initiatives, which justify this claim.


We owe people like Leonardo to have a good level in metrology in Spain, higher than the budget we spend on it. That it is proven by a number of facts: we have been from the beginning in the mutual recognition agreements of Western Europe; Otero Navascués was chairman of the International Committee on Weights and Measures, CIPM; Leonardo belonged to units Committee and, in November 2018, Dolores del Campo was elected a member of CIPM, the first Spanish woman in that body.


Apart from those mentioned, there are many people to whom we owe the position that Spain occupies in metrology, like Leonardo, who with their work, generosity and tesson have made a real apostolate of metrology in universities, government agencies and companies.


In this article we will remember Leonardo, in the year that marks the fifth anniversary of his death. For many of us Leonardo has been a model; with his leadership, work and generosity has managed to awaken in us the affection for metrology and that we realize the importance of measuring to know.


Keywords: Leonardo Villena, Metrology Committee, Industrial Calibration Service, SCI, Unit Advisory Committee, CCU, International Committee on Weights and Measures, CIPM.



Breve semblanza biográfica


Leonardo Villena Pardo nació en casa de sus abuelos el día de San Isidro, 15 de mayo de 1917, en Casas de Ves, en el Marquesado de Villena. Estudió Bachillerato en Albacete, primero en el colegio de los Escolapios y luego en el Instituto. Desde muy joven dio muestras de su capacidad de liderazgo y su compromiso, fundando en Albacete la Federación Universitaria Escolar (ref. 3 ).


Su vocación por la física se la debemos a su profesor de Instituto Sr. Alfaro, que tenía la costumbre de empezar sus clases con experiencias relacionadas con la lección del día. Leonardo lo recordará muchos años después.


Estudió la carrera de Ciencias Físicas y Física Matemática, con las dificultades de la posguerra, que se unió a una enfermedad que le mantuvo un año alejado de los estudios. Se licenció en 1941. Allí tuvo como profesor al eminente físico Julio Palacios, en la Facultad de Ciencias de la Complutense, del que fue su ayudante en las clases prácticas durante ocho años. Palacios le insistió en que ahondara en la Física técnica, especialmente en dos temas, Pesas y Medidas, y Fortificaciones; esto le marcó para el resto de su vida, (ref. 4).


Su primer trabajo fue en el Laboratorio Central de Ensayos de Materiales, con el Profesor Eduardo Torroja, en el que perfeccionó sus estudios de fotoelasticidad.


En 1942, regresa a Madrid el Profesor Esteban Terradas, para impartir cursos de doctorado, en los que estaba matriculado Leonardo. Convertido en su alumno predilecto, realizó con él su tesis doctoral, que obtuvo el Premio Extraordinario en 1944. Esteban Terradas prologaría su libro de Fotoelasticidad.


En 1945 se casa con Marisa Bonet, a la que estaría unido hasta su muerte y según él mismo dice: fue la mejor decisión “profesional” de su vida (ref. 4) (fig. 1 ). En esa época transcurrió su estancia en Múnich con el profesor Floppl.

Figura 1. Julio 1990. Retrato de Leonardo y Marisa


A través de la cátedra de Óptica de Armando Durán, conoce a José María Otero Navascués (ref. 1), jefe de la sección de Óptica del actual Consejo Superior de Investigaciones Científicas, CSIC. Otero es el que introduce a Villena en la Metrología. Otero, Villena y Durán contribuyen a la creación del Instituto de Óptica. Para ello, Leonardo pasa el curso 1950-51 en la Columbia University de Nueva York y visitó varios centros de investigación de óptica de los EE. UU. y Canadá (ref. 3).

Como investigador obtuvo por oposición el título de investigador del CSIC en 1949, donde fue jefe de la sección de Óptica Física y director del Centro Metro-Físico, con sus mentores, José María Otero y Armando Durán.



Sus intentos de relanzar la metrología en España


A principios de los años 40 estaban dedicados a la investigación de la física: los institutos del CSIC (El CSIC fue creado por ley el 24 de noviembre de 1939), el Instituto de Técnica Aeroespacial “Esteban Terradas” (INTA) y la Junta de Energía Nuclear “Juan Vigón” (JEN). En un intento de disponer de una coordinación, en 1949 el CSIC crea el Consejo Nacional de Física, CNF. Fue promovido por Terradas, Durán y Otero, con la generosa colaboración de Villena. En 1951, debido a la muerte de Terradas, Otero se hace cargo de la presidencia. En esta época Villena inicia su colaboración en el CNF, para pasar a ocupar la Secretaría en 1955 (ref. 1), (fig. 2).


Figura 2. Febrero 1952. Ofreciendo al Profesor Otero la Gran Cruz de Alfonso X El Sabio. Otero en el centro de uniforme, el Ministro de Educación, Sr. Ruiz Jiménez, a su derecha.


Paralelamente, Otero y Leonardo Villena presentaron un proyecto para construir en España ese gran centro metro-físico que trataría de aprovechar las capacidades de calibración y ensayo que podían aportar los diferentes institutos existentes. Según relata Villena, fue Otero quien logró que se aprobara el proyecto y que fuera nombrado director el mismo Villena. No funcionó, porque nunca tuvo una dotación presupuestaria (ref. 1).


Este fue un intento de impulsar en España la Metrología como disciplina independiente, para aprovechar las capacidades de calibración y ensayo de los siete institutos coordinados por el CNF. En esa época y, para este fin, se elaboró un catálogo de posibilidades de calibración.


En 1954, Leonardo fue nombrado director del CNF. Desde la dirección impulsó los servicios de ensayo y calibración, distribuyó el catálogo y llegaron las primeras peticiones. Estuvieron prestando servicios hasta 1958, esperando un apoyo y unas ayudas que nunca llegaron. De esta forma se disolvió esta federación y, por lo tanto, la coordinación de la metrología (ref. 1).


Más adelante, en 1989, Leonardo, en su visita con un grupo del Comité de Metrología de la AEC al Instituto Nacional de Metrología italiano, Gustavo Colonnetti, nos transmitió que la creación del prestigioso instituto había respondido a una iniciativa similar y de esos mismos años, del Consejo de Investigaciones Científicas Italiano.


En 1954 Leonardo se integra en la Unión Internacional de Física Pura y Aplicada, UIPAP. La IUPAP se estableció en 1922 en Bruselas. Entre sus objetivos están: estimular y promover la cooperación internacional en física; patrocinar reuniones internacionales adecuadas y ayudar a los comités organizadores; fomentar la preparación y la publicación de resúmenes de trabajos y tablas de constantes físicas; promover acuerdos internacionales sobre uso de símbolos, unidades, nomenclatura y estándares (ref. 6).


A la reunión de Londres acudió Villena junto con Palacios, quien se incorporó al Comité de Símbolos, Unidades y Nomenclatura, SUN, (fig. 3). En varias asambleas Villena representó a Palacios en el SUN, hasta que el presidente del Comité le propuso como miembro del Comité del SUN (fig. 4). Ocupó el puesto de secretario para, posteriormente, ser elegido presidente. Según indica él mismo, (ref. 4) “había aprendido las bases filosóficas y prácticas de la Metrología”.



Figura 3. 1954, Frente a The Royal Society de Londres, en la Asamblea Internacional de Física.



El Comité Internacional de Pesas y Medidas, CIPM


Figura 4. 1957. En la 9ª Asamblea General de la IUPAP, Roma


En esos años un español, Otero Navascués, era miembro del Comité de Fotometría, debido a sus destacados trabajos sobre la miopía nocturna. En 1954 Otero es elegido presidente de dicho Comité. Villena había colaborado con Otero en el mencionado Consejo Nacional de Física (ref. 1).


En 1964 Otero es nombrado vicepresidente del CIPM. En esos años el CIPM disponía de siete Comités Consultivos: Electricidad, creado en 1927; Fotometría, en 1933; Termometría, 1937; Definición del Metro, 1952; Definición del Segundo, 1956; Patrones de Medida de Radiaciones Ionizantes, 1958, y Unidades, creado ese mismo año de 1964, (ref. 1).


A las 10,00 horas del 15 de octubre de 1968, el presidente del CIPM, Howlett, dimite por jubilación. Por votación se elige a Otero como nuevo presidente (ref. 1).


Con Otero en la presidencia del CIPM, éste abre la puerta a que se integren en los Comités Consultivos de las distintas unidades eminentes científicos españoles: Orte, en el del segundo; Plaza, en fotometría; Granados en radiaciones ionizantes; Colomina, en temperatura; el mismo Otero, en el del metro y Villena, en el Comité Consultivo de Unidades, CCU (fig. 5). En esta época se realizaron distintas ediciones de la publicación sobre el Sistema Internacional de Unidades. Este documento sirvió de base a la norma ISO 31, sobre nombres y símbolos, que fue el antecedente del actual Vocabulario Internacional de Metrología, VIM (ref. 7).


Figura 5. Villena en la 3ª sesión del Comité Consultivo de Unidades, los días 23 y 24 de agosto de 1971, como Vicepresidente del Comité Español de la IUPAP, siendo Presidente del CIPM, José Mª Otero Navascués


Otero encarga a Villena realizar un inventario de las capacidades metrológicas de los diferentes centros e institutos de investigación españoles. Se intenta crear una red de laboratorios de calibración (ref. 1). No fue tenida en cuenta hasta muchos años después, con la creación del Sistema de Calibración Industrial, SCI.


Afortunadamente ese trabajo sirvió para que, en 1973, se redactara un inventario de los patrones de metrología españoles, que se envió a la Conferencia Europea de Metrología celebrada en Teddington. Allí se establecieron las bases para el reconocimiento mutuo y la cooperación europea en metrología y calibración (ref. 4).


La estrecha colaboración con Otero y la generosidad de Villena se puso de manifiesto en la nota que Villena escribió a la muerte de Otero (ref. 1).


“En 1983, año del nuevo metro al que contribuyó muy eficazmente nuestro compatriota José María Otero, recientemente fallecido, primero como vocal del Comité Internacional de Pesas y Medidas, luego como vicepresidente encargado de la nueva definición del segundo y, finalmente, como presidente del Comité y del grupo encargado de la nueva definición del metro. Así se abandonó el segundo «astronómico» a favor del segundo «físico». Y así se ha aprobado, ahora, el nuevo metro con una mayor precisión y sencillez, exigidas por el progreso de la tecnología, en especial por la astronáutica.”



El Comité de Metrología de la Asociación Española para el Control de la Calidad, AECC


La AECC, actualmente Asociación Española para la Calidad, AEC, se funda en 1961, por un grupo de profesionales que deseaban mejorar y compartir sus conocimientos en las técnicas de Control de Calidad, en el ámbito de una asociación, que pudiera acoger tanto a las empresas como a los expertos en la materia, sin estar sujetos a los requisitos de las empresas e instituciones.


Antes de seguir con el Comité de Metrología conviene exponer la situación de la metrología en España en esos años. Por un lado, estaba la Comisión Nacional de Metrología y Metrotecnia, CNMM, que era el órgano de la Administración General del Estado responsable de la metrología en España. Tenía asignadas todas las competencias tanto legislativas como ejecutivas, por la Ley 88/1967 de pesas y medidas de 8 de noviembre. Estaba adscrita al Instituto Geográfico y Catastral y ello suponía un obstáculo para su evolución y desarrollo, ya que las actividades de metrología eran consideradas marginales dentro de una institución centrada en la Geodesia, la Geofísica, el Catastro y la Cartografía. La propia composición de la CNMM era otro grave problema, pues estaba formada por un representante de cada departamento ministerial, cuyos conocimientos científicos o jurídicos podrían ser sólidos, pero no así los metrológicos, dado que no formaban parte de su dedicación habitual. Esto, junto con una importante escasez de medios de la CNMM, hacía que predominaran los aspectos administrativos sobre los técnicos en el desenvolvimiento de la acción metrológica, tal como indicó en su momento el que fuera subdirector del CEM, Mariano Martín Peña (ref. 2).


Por otra parte, el Ministerio de Trabajo, Comercio e Industria atribuyó a la Jefatura Superior de Industria, los servicios de “Comprobación y vigilancia de pesas y medidas…”. Esta dualidad de competencias dio lugar a que fuera difícil trabajar de forma coordinada en los aspectos relacionados con la metrología (ref. 2).


Por último, los laboratorios públicos agrupados en el ya desaparecido Consejo Nacional de Física, los laboratorios de varias Universidades, los laboratorios de algunas empresas industriales, como FEMSA, CASA (del Grupo del Instituto Nacional de Industria), SEAT y los laboratorios pertenecientes al ejército e industrias militares, como los de la Empresa Nacional Santa Bárbara, sentían la necesidad de disponer de unos servicios que proporcionaran la trazabilidad metrológica necesaria a patrones reconocidos internacionalmente. En resumen, había pocos medios, dispersos y, en ocasiones, enfrentados.


La fundación del Comité de Metrología de la AECC surge en 1972, tras la exposición INSTRUMENTALIA 72, donde se le encarga a Leonardo la organización de unas jornadas de Metrología. A esa sesión asisten, por parte de la CNMM, Cadarso y Flores; por parte de la AECC, Blanco y Valero (ref. 9). Posteriormente, Cadarso sería el fundador del CEM y su primer director.

En dichas jornadas se pidió a la AECC que creara un foro para debatir las necesidades de la Metrología española e impulsar la práctica metrológica en la industria (ref. 9). Providencialmente, en 1973, Leonardo Villena, junto con otros profesionales de laboratorios públicos y privados, fundan el antes referido Comité de Metrología de la AECC; su primera reunión es el 29 de mayo de 1973. El Comité fue un foro abierto, formado por técnicos, sin aspiraciones competenciales. Su objetivo era la difusión de la metrología y la ayuda a la industria en materia de metrología, mediante cursos, publicaciones, congresos, intercomparaciones, etc. Entre las acciones logradas por este grupo es de reseñar la publicación de un catálogo de posibilidades de medida, un catálogo de instrumentos, recomendaciones sobre procesos de medición, incertidumbre de medida, y una colección de “Consejos para la Práctica Metrológica”, donde se indicaban instrumentos, técnicas de medida, de calibración, etc. También hay que destacar la participación en congresos y la publicación de artículos (ref. 9).


Merece destacarse la organización de una serie de intercomparaciones entre laboratorios, que fue una actividad pionera en España. La primera, durante los años 78 y 79, con la participación de siete laboratorios. Para la intercomparación se emplearon cuatro bloques patrón longitudinales, dos patrones de diámetro exterior y dos patrones de diámetro interior.

Fueron unos años muy activos donde una serie de profesionales invirtieron generosamente su tiempo en la difusión del conocimiento de la metrología en España. Como muchas veces oímos decir a Leonardo “como un grupo de amigos”.

“Cuando yo (experiencia personal de unos de los Autores, Ángel García de la Chica) me incorporé al grupo en el año 1979, era un estudiante que estaba realizando el proyecto fin de carrera en metrología con el profesor Carro, proyecto del que salió uno de los Consejos de la Práctica Metrológica que se ha indicado anteriormente. Ya era presidente del Comité Leonardo, y quedé cautivado por su personalidad y su generosidad con un estudiante como yo, y cómo transmitía al resto de los componentes del grupo ese espíritu de trabajo y la necesidad de ser generosos con nuestro conocimiento y nuestro tiempo. Fue, sin duda, la seña de identidad del grupo.”

Entre las acciones del Comité de Metrología, que hubiera sido otra cosa sin Leonardo, se pueden citar las siguientes:

  • Las publicaciones, como catálogos de metrología y ensayos, consejos para la práctica metrológica, materiales de referencia, glosario de términos, etc.

  • La realización de cursos y seminarios de formación en metrología.

  • La participación en los congresos organizados por la AECC, mediante espacios específicos dedicados a la metrología.

  • Este comité de Metrología fue una fuente de conocimiento en esa época, así, IRANOR, lo que actualmente es UNE, recurrió al comité, cuando hubo la necesidad de redactar o traducir normas sobre métodos e instrumentos de medida.

  • La colaboración en la iniciativa del Profesor Fernando Torres, perteneciente al comité, de organizar una serie de Congresos internacionales de metrología industrial, “Metromática” en Zaragoza, donde Fernando Torres era catedrático.

  • La organización de visitas a los distintos laboratorios del comité, para fomentar el intercambio de experiencias y para compartir celebraciones, como aniversarios, acreditación, reconocimiento, etc. (fig. 6 ).


Figura 6. Año 2003. Leonardo en la visita a las instalaciones de Airbus, con miembros del Comité de Metrología de la AEC, de ENAC, del Ministerio de Industria, del CEM, de la Universidad Carlos III y de Airbus.

  • La organización de viajes colectivos, que constituyeron una experiencia muy valiosa, pues permitió a sus miembros conocer lo que se estaba haciendo en Europa. En este apartado es de destacar que, en 1984, se fue a París para conocer los principales laboratorios del BIPM. En 1989, un viaje a Turín para conocer el Instituto Colonnetti y el Ferraris, dedicado este último a la metrología eléctrica (fig. 7). También hubo la oportunidad de visitar una serie de instalaciones industriales, como la fábrica DEA de máquinas medidoras por coordenadas. En estos viajes pudimos comprobar el reconocimiento internacional de Leonardo. Como curiosidad, en el Colonnetti conocimos a un joven doctorando, Jesús de Vicente, que estaba trabajando con láseres estabilizados y que el Prof. Sánchez Pérez tuvo la habilidad de traerse a España, a la Escuela de Ingenieros Industriales, en donde actualmente imparte clases.