top of page
  • pruebas iies

Inflación e Innovación, píldora de Mercedes Barrachina. Secretaria del Comité de I+D+i del IIE

Autor: Mercedes Barrachina Fernández. Secretaria del Comité de I+D del Instituto de Ingeniería de España y SAP Innovation Lead en IBM


Inflación e innovación


La teoría económica señala indiscutiblemente los efectos nocivos que tiene la inflación sobre el crecimiento de la economía. Esto se produce debido a las expectativas, la incertidumbre asociada a la predicción de precios en el futuro, o incluso las decisiones políticas que afectan al entorno macroeconómico.


El Banco Central Europeo define un valor saludable para la inflación y lo sitúa en torno al 2%. Sin embargo, hace bastante tiempo que en España no vemos ese valor saludable en la inflación, concretamente, desde marzo de 2021. En los últimos meses, los datos de la inflación nos acompañan cada inicio de mes para recordarnos que no es algo transitorio y que parece que la escalada de precios ha llegado para quedarse.


España alcanzó los dos dígitos en Julio, con un valor de 10.77%, valores que no se recordaban en nuestro país desde hace 30 años. Asimismo, en Europa, el máximo local se alcanzó en octubre con un valor del 11.5%. No obstante, hay países con una situación más difícil que la española, puesto que, en Europa, se encuentran países como Hungría, Letonia, Lituania o Estonia cuya inflación supera el 20%.


Este incremento disparado de la inflación tiene como una de sus causas raíz el aumento de los precios de la energía. Desde la invasión rusa de Ucrania, los precios del gas y el petróleo se han incrementado notablemente. No obstante, las presiones inflacionarias son anteriores a la invasión rusa, y se pueden identificar otros factores que afectan a su incremento como las interrupciones en las cadenas de suministro, la expansión cuantitativa (quantitative easing) para aumentar la oferta de dinero, un aumento generalizado de la demanda de determinadas materias primas tras la pandemia del COVID-19... etc.


Por otro lado, la investigación y el desarrollo realizado por empresas tanto públicas como privadas ha tenidos efectos positivos ampliamente conocidos, entre los que destacan el aumento de la productividad y el desarrollo económico.


Más allá de la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores, la inflación tiene efectos en muchos ámbitos del entorno social, empresarial y económico, como la reducción de los márgenes de beneficio de las empresas, reducción del consumo, reducción del ahorro de las familias...etc.


La innovación está muy centrada encontrar nuevos productos, definir nuevos servicios, diseñar nuevos modelos de negocio o actualizar los procesos productivos para poder ser más eficiente y competitivo en el mercado. No obstante, la inflación también le ataca directamente. Por lo tanto, es interesante encontrar una relación entre el aumento de índice de precios y cómo influye en la innovación que llevan a cabo las empresas.


La consecuencia más generalizada es que el aumento de la inflación promueve una reducción en la demanda de inversión de I+D y, por tanto, disminuye la tasa de progreso tecnológico. En la literatura se encuentra evidencia de que un incremento del 1% en la inflación contribuye a reducir el ratio I+D/PIB en un 0.026% (Chu and Lai, 2013).


La investigación y desarrollo son los principales indicadores que se utilizan para monitorizar los recursos que se emplean en ciencia y tecnología. Con la inflación, la planificación de los proyectos de investigación y desarrollo se complica, pues no pueden ejecutarse como han sido diseñados, por la diferencia del precio de las actividades cuando fueron diseñadas y cuando van a ser ejecutadas. No sólo se sufre el aumento de precios de forma aislada, sino que también se produce una falta de inversión a nivel nacional, impactando directamente en las actividades de investigación y desarrollo.


Innovar en tiempos de inflación es complicado. Se puede concluir, por tanto, que el aumento de la inflación, afecta directamente sobre el crecimiento a largo plazo. La inflación es una de las barreras más retadoras a la hora de impulsar proyectos de innovación pues añade incertidumbre, y complica la eficiencia del proceso de desarrollo tecnológico.


Referencias

Chu, A., & Lai, C.-C. (2013). Money and the Welfare Cost of Inflation in an R&D Growth Model. Journal of Money, Credit and Banking, 45(1), 233-249.

Comments


Categorías

Entradas destacadas
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Icono social de YouTube
  • Icono social LinkedIn
  • Icono social Instagram
  • Google+ Basic Square
bottom of page