logo IIE FONT AMPLIADO.jpg

2018 - Todos los derechos reservados IIE

Crónica de la Jornada del 26 de septiembre de 2011. El nuevo entorno económico: Retos y oportunidades.

26/9/2011

 

Recuperar la inversión y apostar por la industria, caminos para salir de la crisis.

 

La situación de desconcierto económico que se produjo en algunos momentos del año 2010, fue catalizadora para la posterior consecución de los acuerdos logrados en el último año entre el gobierno, patronal y sindicatos para la reforma laboral y del sistema de pensiones. Estos acuerdos, junto a la reforma de los convenios aprobada por el Gobierno, han supuesto un impulso a la economía española y un paso que facilita el tránsito hacia el nuevo modelo productivo e industrial que España necesita.

 

Ante estos avances, y una vez transcurridos unos meses en los que poder vislumbrar el efecto de estas reformas, el Comité de Gestión Empresarial del Instituto de la Ingeniería de España (IIE) organizó el pasado 26 un debate titulado “El nuevo entorno económico: Retos y oportunidades”, en el que se analizaron las oportunidades y los retos que se presentan para las empresas y la economía española ante el nuevo entorno económico y social. El debate estuvo presidido por Manuel Acero, presidente del IIE.

 

Alberto Recarte, presidente de Centunión, Felipe López, de CC.OO. y Emilio Ontiveros, presidente de Analistas Financieros Internacionales, expusieron sus puntos de vista y debatieron sobre todo aquello que rodea la crisis y cómo afrontar un futuro que no se presenta muy halagüeño, pero en el que siempre habrá oportunidades.

 

Contexto internacional

 

Alberto Recarte, presidente de Centunión, comenzó su intervención afirmando que no se podía hablar de la economía española sin hacer referencia al contexto internacional. Según Recarte, en los últimos 30 años se han incorporado 2.500 millones de personas al mercado, con una formación similar a la de los españoles, con productos de menores precios y con calidades parecidas. Todo esto ha supuesto una revolución que ha cambiado la posición de España en el marco internacional.

 

Recarte se mostró abiertamente euroescéptico desde un inicio y volvió a revelar que el euro había sido un gran error histórico, por precipitado. Además, los países de la UE han acabado con grandes diferencias entre sí, tras la llegada del euro, entre otras cosas por las diferencias culturales que existían entre ellos y la forma de manejar la economía. Históricamente se ha atacado el problema del déficit, sobre todo en los países periféricos, pero tras la experiencia griega, se ha comprobado que tan importante o más que el déficit es el crecimiento.

 

La situación actual dibuja una nueva recesión ya en el segundo semestre de 2011, debido fundamentalmente a la situación de la demanda, tanto la interna como la externa. Las exportaciones han ido mejor de lo esperado, los sectores que mejor se han manejado han sido los de la automoción, bienes de equipo, agroindustrial y química. Hay que destacar especialmente el sector del turismo, con una subida de alrededor del 7%, pese a que el turismo nacional, que supone un 50% del sector, ha caído.

 

En opinión de Recarte, será fundamental recuperar la confianza del inversor extranjero, ya que, entre otras cosas, eso nos llevaría a poder construir el doble de viviendas en España. Otra de las medidas que recomendó es la de nacionalizar la parte deficitaria del sistema financiero bancario pudiéndose después privatizar (como se ha hecho en EE.UU. o se hizo en el 94 en Suecia).

 

Para finalizar Recarte afirmó que a su parecer habría que bajar los impuestos directos, reducir el de sociedades y las bases de cotizaciones. Para él, cualquier reforma de las polémicas SICAV “no tiene ni pies ni cabeza”. España lo que más necesita es una reforma global de las instituciones, que son demasiadas en nuestro país, añadió. A pesar de declararse contrario al euro, terminó su intervención afirmando que el nivel de endeudamiento es tal, que debemos ser los mayores defensores de la correcta supervisión fiscal y de la estabilización del euro.

 

Intereses financieros

 

“Estamos en crisis porque prevalecen los intereses financieros sobre los productivos”, así comenzó su turno de palabra Felipe López, secretario general de industria de CC.OO. Según López, hay una falta de reglas que lo permiten y afirmó, asimismo, que la crisis es de un fuerte carácter ideológico. Centró como principal problema el asunto del empleo, destacando que el sector industrial ya venía perdiendo peso en el PIB paulatinamente a lo largo de los 12 años de crecimiento previos a la crisis. López consideró que para salir cuanto antes del agujero habría que apostar por la industria, pero en su opinión nuestros gobernantes no parecen estar de acuerdo.

 

“El problema de España es que somos un país de pequeña y pequeñísima empresa”, dijo el líder sindical, quien añadió que son estas empresas las que de verdad necesitan ayudas que no llegan. Habría que buscar un gran pacto entre los agentes sociales y los políticos a través de una negociación colectiva y confesó que el cambio de convenios sectoriales por los de empresa iba a resultar perjudicial y a crear indefensión en el trabajador.

 

Felipe López apostó por mantener el modelo social europeo, conocido como el Estado de bienestar y criticó que detrás de la reducción de los presupuestos de los servicios públicos sociales se estuviera escondiendo la intención de privatizar dichos servicios. “Necesitamos que el Estado juegue un papel fundamental en la dirección y gestión de estos servicios”, concluyó el líder de CC.OO.

 

Crisis americana

 

Emilio Ontiveros, presidente de Analistas Financieros Internacionales, comenzó su disertación aclarando que la crisis “es genuinamente americana”, pero que al mismo tiempo, se ha convertido en la de mayor calibre a nivel mundial desde la del 29 del siglo pasado.

 

Ontiveros llamó la atención sobre el hecho de que los inversores se peleaban desesperadamente por hacerse con bonos norteamericanos a tipos muy bajos y que, sin embargo, no querían los europeos por suculentas que pudieran resultar las posibles rentabilidades. Para él, la explicación es muy sencilla. En EE.UU. hay un solo gobierno que responde detrás de la economía, mientras que en Europa esto no es así. “La solución en Europa es más Europa, aunque sea a costa de ser más barata y aunque sea a costa de ceder soberanía presupuestaria”, afirmó categóricamente Emilio Ontiveros.

 

Respecto al futuro, pronosticó que el problema del paro seguiría en los próximos dos años porque la demanda va a ser muy débil y el crecimiento será, a lo sumo, del 1,5% en los próximos dos ejercicios.

 

En opinión del presidente de AFI, para que la economía española mejore, las condiciones han de darse fuera, las autoridades españolas poco más pueden hacer. Todo debería iniciarse con el definitivo ‘default’ de Grecia. Afirmó, asimismo, que de esta crisis se va a salir mejor que de otras porque hay muchas infraestructuras ya hechas, tenemos un capital humano importante (a pesar de lo que nos quejamos de la caída de la educación) y se intuye una diversificación de las industrias. Para finalizar coincidió con Recarte en que se puede aumentar la presión fiscal de manera adecuada.

 

El presidente del IIE, Manuel Acero, cerró el acto señalando que la situación es preocupante, pero que hay que arrimar el hombro y esperar tiempos mejores.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Haz Clic en Me Gusta
Please reload

Entradas destacadas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Icono social de YouTube
  • Icono social LinkedIn
  • Icono social Instagram
  • Google+ Basic Square