logo IIE FONT AMPLIADO.jpg

2018 - Todos los derechos reservados IIE

Crónica de la Jornada del 21 de enero de 2019. De tu idea a tu empresa

21/1/2019

 

 

El pasado 21 de enero, el comité de Gestión Empresarial del Instituto de la Ingeniería de España organizó la jornada “De tu Idea a tu Empresa”, una jornada dirigida a emprendedores de todas las edades para que consigan materializar una idea que tienen en su cabeza en unas realidad empresarial. Presidió la mesa el Presidente del Instituto de la Ingeniería de España D. Carlos del Álamo Jiménez, acompañado por el Presidente del comité de Gestión Empresarial D. Luis Peiró Montiel. Para la ocasión contamos con dos ponentes de lujo, D. Ángel San Segundo, Director del área de proyectos de la Escuela de organización industrial, ingeniero industrial y asesor de “start ups” y D. Eduardo Roldán Pignatelli, Director General de AMIC.

 

Empezó la introducción de la jornada el señor Peiró, quien introdujo el tema principal que se trató durante la tarde, animando a los emprendedores y a todos los potenciales empresarios de cualquier edad, no sólo los jóvenes, y a los que ya trabajan en sus propias empresas, para ayudarles en su actual gestión, animándoles para que hagan realidad la empresa que tienen en su cabeza.

 

 

Descargar ponencia

 

Comenzó la jornada D. Ángel San Segundo, estableció que para poder formar una empresa de éxito, esta tiene que atender a una serie de necesidades reales, que atraigan a los inversores, por ello, su exposición se centró responder a una serie de preguntas: “¿Qué busca el inversor?,¿Qué necesita el emprendedor? Y necesita atender a unas buenas prácticas”

 

Las empresas pasan por distintas fases, la primera la semilla o “start up”, luego la puesta en marcha seguida del crecimiento y por último la expansión. Primero se necesitará una inversión inicial de cerca de unos 97.000€ de media y tendrá un riesgo muy alto ya que la empresa está comenzando, con el paso del tiempo y el crecimiento de la empresa dicha inversión será mayor, pero el riesgo será menor debido al crecimiento y conocimiento de la empresa. Por lo tanto se puede segmentar los espacios de financiación, la primera las FFF (Friends, Family and Fools) y es aquí donde aparece el “Crowdfunding”, donde distintas personas pueden invertir con el objetivo y la promesa del crecimiento y desarrollo de dicha empresa, esta nueva forma de financiación ha cambiado la forma de crear una empresa, lo que da como consecuencia la “democratización del capital”. ENISA es una empresa de carácter público que ayuda a las semillas a financiarse y es un paso intermedio entre las FFF y las “Bussines Angels”. A mayor inversión de capital, distintas etapas irán pasando hasta llegar a la salida a bolsa de una empresa, pasando por el “Bussines Angels”, inversores privados, primero y el capital riesgo después. A mayor crecimiento y desarrollo de una empresa, mayor financiación y menor riesgo, a menor desarrollo menor capital pero mayor riesgo.

 

A la hora de crear una nueva “start up” la idea debe ser clara, pero lo que de verdad prima es la oportunidad de desarrollar dicha idea y si cubre una necesidad real que cree un valor añadido por el que el consumidor esté dispuesto a pagar. Debemos tener una idea, que cubra una necesidad real, que añada valor al consumidor y generar la oportunidad en el mercado. Un inversor en productos de empresas emergentes realiza un filtro muy duro para saber dónde debe invertir su dinero, por ello la empresa debe ser viable, factible e invertible, debe ser escalable, tener salida y ver los benéficos en caja, sopesar los riesgos, pero sobretodo busca una afinidad con la idea de la empresa, todos esos factores le harán tomar una decisión de invertir, como ejemplo en un caso concreto 1 de cada 400 proyectos analizados obtiene fondos de inversión, de los cuales suelen estar una media de unos 4 años en la empresa, para después abandonarla mediante des-inversión.

 

Al final lo que se busca es establecer un modelo de negocio que tenga la oportunidad de crecimiento mediante la innovación que atienda a la solución de problemas de los clientes y busque las oportunidades para expandirse.

 

Existen 15 puntos fundamentales, denominados “pitch” o presentación a un inversor,  una introducción, los puntos fuertes del proyecto, qué problema va a solucionar, una demostración del mismo, el mercado al que se dirige, cómo se generan lo ingresos, que competencia y equipo tengo y si usted participa consigue esto. La presentación es una de las herramientas más efectivas para atraer inversores.

 

Como ya hemos mencionado anteriormente, la mayoría de empresas semillas fracasan, por lo que si tienes una idea en la cabeza de la que quieres hacer negocio hay 12 preguntas clave que todo emprendedor debe hacerse si quiere que dicha idea triunfe:

  1. ¿Quién es tu cliente?

  2. ¿Qué puedes hacer por tu cliente?

  3. ¿Es el mercado creciente o alineado con tendencias?

  4. ¿Cuáles son tus ventajas competitivas?

  5. ¿Cómo te enfrentas a la competencia?

  6. ¿Dispones de equipo humano adecuado?

  7. ¿Cómo adquiere el cliente tu producto?

  8. ¿Cómo obtienes dinero con tu producto?

  9. ¿Cómo hacer que tu empresa sea escalable?

  10. ¿Qué alianzas necesitas?

  11. ¿Es atractivo el proyecto para los inversores?

  12. ¿Cómo consigues financiación?

 

 

Descargar ponencia 

 

Continuó la jornada D. Eduardo Roldán Pignatelli, Director General de AMIC, Mutualidad de la Ingeniería, quien estableció los tipos de emprendimiento que podemos encontrar hoy en día en las “start up”, (i), el clásico, donde un ingeniero establece una empresa y pone en valor sus conocimientos y ofrece un servicio él personalmente y el segundo, (ii),constituir una empresa de corte tecnológico.

 

El emprendedor, puede tener tres perfiles distintos: fundador-accionista, administrador-consejero y trabajador-ejecutivo.

 

El primer perfil, fundador accionista, normalmente retiene una parte importante del capital y le compete tomar decisiones sobre aspectos tales como: (i)la forma jurídica de su empresa (SA, SL),(ii) forma del órgano de administración (administrador/es o consejo de administración), el reparto de competencias,(iii) decidir su papel y participación en la empresa (participa en la gestión o su papel se limita a ser socio capitalista. 

 

El segundo perfil forma (administrador o consejero), el emprendedor forma parte del órgano de administración, pero no tiene, por el mero hecho de ser tal administrador o consejero, la condición de trabajador. El administrador o consejero es un representante de la propiedad (del accionista), lo que lleva aparejado un régimen de responsabilidades muy fuerte. Se puede incurrir en dos tipos de responsabilidad (i) civil y (ii) penal. Centrándonos en la responsabilidad civil se ha de indicar que una de sus características es que el administrador o consejero responde con todo su patrimonio personal. En función de las competencias que haya asumido el administrador o consejero, la responsabilidad civil abarcará más o menos obligaciones, pero siempre recaerá sobre esta figura.

 

El tercer perfil puede darse que el propio emprendedor sea quien participa en la gestión de la empresa. En ese caso es un trabajador ejecutivo con un régimen fiscal especial que dependerá del tipo de actividad de la sociedad (empresarial o profesional) así como del régimen en el que cotiza (Régimen General o Régimen especial de Autónomos).

 

De acuerdo con lo dispuesto en el artículo 27 de la Ley del IRPF junta con la consulta de la Dirección General de Tributos se deduce que la retribución del citado trabajador tendrá la consideración de “Rendimiento de actividades económicas” cuando se cumplan las siguientes dos condiciones:

  • Carácter profesional de la sociedad

  • El trabajador en cuestión, dada sus circunstancias, deba cotizar en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos de la Seguridad Social (RETA) 

 

Es imprescindible saber cómo actuar dependiendo de la situación en la que uno se encuentre, si es autónomo, trabajador por cuenta ajena, por cuenta propia, etc, para así evitar posibles infracciones con las que Hacienda pueda sancionar duramente.

 

Los temas fiscales y económicos son importantísimos para un emprendedor, ya que de ellos dependen en gran medida el éxito o el fracaso de su empresa, por lo que es de vital importancia a que régimen debe atender dependiendo del perfil y el control efectivo que tenga dentro de la empresa, en base al perfil que se tenga dependerá en cuánto y cómo deben cotizar.

 

Ya conoces todos los pasos necesarios a seguir para lanzarte a crear tu propia empresa… ¿A qué esperas?

 

 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Haz Clic en Me Gusta
Please reload

Entradas destacadas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Icono social de YouTube
  • Icono social LinkedIn
  • Icono social Instagram
  • Google+ Basic Square